China; Aumentan exigencias de reservas para contener los precios


China aumentó las reservas exigidas a los bancos por tercera vez en el año luego de que la inflación y la producción industrial excedieron los pronósticos de los economistas en febrero.La proporción de depósitos de entidades crediticias en el banco central se incrementará medio punto porcentual a partir del 25 de marzo, dijo este viernes el Banco Popular de China en su página web.
El primer ministro Wen Jiabao ha dispuesto que contener la inflación sea la principal prioridad económica del país este año y mencionó los aumentos “exorbitantes” de los precios inmobiliarios y los riesgos que ello supone para la estabilidad social.
La medida de este viernes se toma en momentos en que el terremoto, el tsunami y la crisis nuclear en Japón oscurecen las perspectivas de las economías asiática y global.
“El riesgo de la inflación es muy alto conforme crecen los costos de los alimentos y el precio del petróleo y los sueldos se incrementan de forma contundente”, dijo Shen Jianguang, un economista de Mizuho Securities Asia Ltd. en
Hong Kong, antes de que se hiciera el anuncio.
Antes de la medida de este viernes, los ratios de reservas eran de 19,5% en el caso de los bancos más grandes del país. El banco central también ha dicho que puede imponer exigencias adicionales a determinadas entidades crediticias en el marco de la política de contener la liquidez en la gran economía de crecimiento más rápido del mundo.
El gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, dijo este mes que las tasas de interés se usarán para poner freno a la inflación y minimizó el papel de los aumentos de la moneda, medida que los funcionarios estadounidenses han alentado a China a usar. El banco central ha aumentado los costos del crédito y las tasas de depósito en tres ocasiones desde mediados de octubre.
Los precios al consumidor crecieron a un ritmo anual de 4,9 % en febrero y la producción aumentó 14% en los dos primeros meses de 2011, dijo la dirección de estadísticas. Los precios a los productores se incrementaron 7,2% el mes pasado, el mayor aumento desde septiembre de 2008.
La inflación ha superado el objetivo gubernamental de 4% para este año en cada uno de los últimos cinco meses.
(Bloomberg)

 China le arrebató a Japón el estatus de la segunda economía más grande del mundo que ostentó durante 42 años, según cifras difundidas oficialmente.
Este lunes, Japón dio a conocer las cifras del producto interno bruto (PIB) correspondientes al último trimestre y a todo el año pasado. En todo 2010 PIB creció 3,9%, frente a un apabullante 10,3% de China.
La economía nipona se ha visto golpeada por una caída en las exportaciones y de la demanda de los consumidores, mientras que China disfruta de un auge en la fabricación de productos.
Al ritmo actual de crecimiento, los analistas consideran que China superará a Estados Unidos como la economía más importante del mundo en una década.
"Es realista decir que dentro de diez años, China tendrá más o menos el mismo tamaño que la economía de EE.UU.", señala Tom Miller, de GK Dragonomics, una consultora económica con sede en Pekín.
 
Carrera
Existe un debate sobre el momento exacto en el que Japón dejó de ser la segunda mayor economía del mundo, y algunos analistas creen que eso sucedió en el tercer trimestre del año pasado.
Sin embargo, las cifras para todo el año permiten una comparación más concreta.
Según el Fondo Monetario Internacional, el producto interno bruto de Japón fue de US$5,39 billones en 2010, mientras que cifras preliminares de China indican que su PIB el año pasado fue de US$5,75 billones.
En FMI calculaba que la economía de Japón haya crecido alrededor de 2,8% en 2010, según el FMI, mientras que el crecimiento de China se espera que haya sido de un impactante 10% cuando se publiquen sus cifras revisadas.
 
"Impresionante"
La mayor parte del crecimiento de China fue financiado por la inversión en la fabricación y por la expansión de las industrias nacionales de China, además de obras de infraestructura.
Estas actividades condujeron a un aumento de las exportaciones luego de que China se convirtiera en un centro de producción para las marcas multinacionales que querían beneficiarse de los bajos costos laborales, además de las carreteras en expansión y los enlaces ferroviarios.
"Hubo un énfasis en la infraestructura", señala Duncan Innes-Ker, de la sede en Pekín de la consultora Economist Intelligence Unit (EIU).
"Estaban construyendo muy por arriba de demanda esperada. Y como la infraestructura estaba allí, las empresas fueron allí".
Mientras que la economía de China creció, se crearon nuevos puestos de trabajo que hicieron que la gente dejara las zonas rurales y la agricultura y buscara trabajos mejor remunerados en los centros urbanos.
"La clave fue el enorme desplazamiento hacia las ciudades de las personas que trabajaban en el campo", explica Miller, de la consultora Dragonomics GK.
"La urbanización es un cambio estructural clave en los últimos 30 años".
Al mismo tiempo, la inversión en China desde el extranjero creció, ayudando a impulsar el valor de las mercaderías y los bienes a nuevos máximos.
"El nivel de inversión en China es bastante impresionante", afirma Innes-Ker. "En 2009, vimos casi un 25% de crecimiento, año tras año, en términos reales de inversión. Esto no tiene precedentes para una economía grande".
 
"Década perdida"
Por el contrario, Japón ha estado luchando para lidiar con lo que muchos analistas llaman una "década perdida".
En la década de 1980 los productos japoneses -como los electrónicos y los vehículos- tenían demanda a nivel mundial, y en su momento de mayor apogeo la economía creció más del 7% anual.
Pero esto a su vez alimentó un gasto desmesurado y un enorme endeudamiento, y hacia la década de 1990 se habían desarrollado burbujas en los mercados de valores y la propiedad.
"El valor de la tierra no era realista y el gobierno trató resolver el problema aumentando la deuda. La productividad de la economía sufrió realmente", relata Innes-Ker.
Hoy en día, hay señales de que Japón ha logrado encauzar su economía, pero aún debe lidiar con el impacto del envejecimiento de la población y una baja demanda de consumo.
 
¿Comparación justa?
Aun así, la mayoría de los economistas coinciden en que mientras que China en su conjunto está creciendo, y la persona promedio es cada vez más rica, el sólo comparar el tamaño de su economía con la de Japón no pinta un cuadro exacto.
"El PIB per cápita en China es cerca de US$4.500, pero en Japón es aproximadamente US$40.000", explica Miller.
"La mayoría de la gente en China todavía es pobre, hay más personas viviendo en el campo que en las ciudades. El japonés promedio es mucho más rico que el chino medio", agrega.
 
¿Tiempos difíciles?
Y aunque China puede ascender en la tabla de potencias económicas, no está exenta de problemas.
 Su rápido ritmo de expansión está acelerando la inflación, y los analistas advierten de una posible burbuja gestándose en el mercado inmobiliario.
El gobierno, por su parte, se enfrenta a crecientes críticas internacionales por su política monetaria y es acusado de mantener el yuan infravalorado.
Frente a estos problemas, los economistas esperan que el crecimiento económico de China pueda desacelerar notablemente."China debería seguir creciendo por varios años, pero el crecimiento se reducirá un poco a 7,8%", dice Miller, de GK Dragonomics.
"Cuanto más grande se es, más difícil es seguir creciendo muy rápido".
Pero incluso a un ritmo más lento, China debe seguir trepando hacia el lugar en la tabla d elas mayores economías del mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada