Hillary Clinton espera explicaciones del gobierno chino por el ataque a Gmail

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, tildó hoy de "muy serias" las acusaciones de Google sobre el ciberataque a correos de funcionarios estadounidenses aparentemente lanzado desde China.
"Google nos ha informado de estas acusaciones, lo que genera muy serias preocupaciones y cuestiones. Esperamos que el Gobierno chino ofrezca una explicación", dijo Clinton en un comunicado.
"La habilidad de operar con confianza en el ciberespacio es fundamental para la sociedad y economía moderna", agregó la secretaria de Estado.
El gigante informático Google anunció ayer el desmantelamiento de un "plan de robo de contraseñas de cientos de correos electrónicos de gmail de altos funcionarios de EE.UU." y otros países asiáticos.
En su blog corporativo, Google explicó que "detectó y desbarató la campaña, realizada a través del phising" y aparentemente lanzada desde la ciudad china de Jinan.
La compañía informática californiana añadió que, posteriormente, "informó a las víctimas, aseguró sus cuentas y notificó a las autoridades gubernamentales relevantes".
El ciberataque afectó además de a altos funcionarios de EE.UU., "a activistas políticos chinos, funcionarios de diversos países asiáticos (especialmente de Corea del Sur), personal militar y periodistas".
Clinton anunció que dará "un discurso sobre la importancia de la libertad en Internet el siglo XXI la próxima semana, y entonces ofreceremos más comentarios sobre este tema cuando los hechos estén más claros".
El Gobierno chino, por su parte, rechazó hoy las acusaciones del gigante informático estadounidense. "La acusación es inaceptable", dijo el portavoz de turno del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hong Lei, quien aseguró que existían "motivos ocultos" para lanzarla contra China.
 "Los ataques informáticos son un problema internacional del que China también es víctima. Las acusaciones de los supuestos ataques son totalmente infundadas y tienen motivos ocultos", manifestó Hong en una rueda de prensa.
Ya en enero de 2010, Google denunció públicamente que sus operaciones en China habían sido blanco de ciberataques con el fin de acceder a la correspondencia de disidentes chinos, además de robarle a la empresa códigos y secretos comerciales.
Esta denuncia creó tensiones entre EE.UU. y China, y llevó, incluso, a Google a cerrar temporalmente su motor de búsqueda en el país asiático, para derivar todas las búsquedas hacia el portal libre de Hong Kong, que no estaba sometido a censuras.
Las tensiones se suavizaron a mediados del año pasado, cuando el Gobierno chino renovó su licencia a Google y el buscador dejó de derivar automáticamente a los internautas chinos al portal de Hong Kong.



Fuente: EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada