Una cadena de tiendas noruega retira los videojuegos violentos tras la masacre


Breivik jugaba con 'World of Warcraft' con el objetivo de mantenerse alejado de familiares y amigos y 'Call of Duty', para entrenar



Los ataques perpetrados por Anders Behring Breivik conmocionaron a Noruega y al mundo entero. La tragedia, además, ha afectado al sector de los videojuegos. Mientras el recuerdo de la bomba de Oslo y la masacre en la isla de Utoya se mantengan frescos en la memoria de los noruegos, una importante cadena ha decidido retirar juegos violentos "en consideración a los afectados".
Breivik se confesó un aficionado a los videojuegos, que empleaba para aislarse de una sociedad que repudiaba o para mejorar su puntería. Según ha explicado en sus escritos de propaganda, usabaWorld of Warcraft con el objetivo de mantenerse alejado de familiares y amigos y Call of Duty para entrenar.
Con todo,no han abundado en Noruegalas reacciones que relacionen el comportamiento perturbado de Breivik con los videojuegos. Dichas reacciones en medios, asociaciones y grupos políticos eran mucho más habituales hace años, a pesar de que no hay pruebas concluyentes de que los videojuegos generen violencia.
De esta forma, sin haber recibido presiones desde el Gobierno o asociaciones, la cadena Coop Norway, originaria de Dinamarca, ha decidido retirar decenas de videojuegos bélicos o relacionados con la tragedia para evitar que su presencia en las tiendas pueda afectar a los familiares de las víctimas o los ciudadanos noruegos sensibles.
El director de la cadena en Noruega, Geir Inge Stokke, ha explicado a la publicación localRogalands Avis que la decisión ha sido tomada "en consideración con todos los afectados", según recoge VG247.
La decisión fue tomada cuando se conoció "el alcance del ataque", ha explicado el director. "Otros están mejor posicionados que nosotros para hablar sobre el posible matiz negativo de videojuegos como estos", ha opinado antes de considerar que sí es el "momento adecuado" para retirarlos de las estanterías. "No nos sorprendería que otros hicieran lo mismo".
De momento no hay una fecha concreta para volver a poner a la venta estos videojuegos y todo depende de cómo vaya evolucionando el estupor de la sociedad ante semejante tragedia. "Tenemos que pensar con mucho cuidado cuándo traer de vuelta estos productos. La economía que afecta a esto no tiene importancia", ha apuntado Geir Inge Stokke.
En total, Coop Norway ha retirado 51 títulos, entre los que se incluyen decenas de juegos bélicos como Homefront, Call of Duty: Black Ops, Call of Duty: Modern Warfare 2, World at War, Call of Duty 4: Modern Warfare,Sniper Ghost Warrior o Counter-Strike Source.
World of Wacraft, el videojuego favorito de Breivik, también ha sido retirado por la cadena.
Anders Behring Breivik, de 32 años, hizo explotar una bomba en el centro de Oslo para después desplazarse a la isla de Utoya, donde mató a disparos a decenas de jóvenes que asistían a un mitin laborista. En total se cobró la vida de 76 personas el viernes 22 de julio de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada