¿QUIÉN ES WARREN BUFFETT, Y POR QUÉ KIYOSAKI LO MENCIONA EN PADRE RICO PADRE POBRE?




Warren Buffett siempre está disputando el ranking de las 10 personas más ricas del mundo, es un inversor y empresario, pero no solo es conocido por sus millones, sino también por la forma de ganarlos, por su vida desprovista de lujos y por su amigable y curiosa personalidad. Veamos por qué Kiyosaki menciona a Buffett tantas veces en el libro Padre Rico Padre Pobre.


Las personas más ricas del mundo siempre han sido de influencia para millones de personas. Sus hábitos diferentes despiertan curiosidad, sus razonamientos e intuición también, pero con solo escuchar hablar una vez a Warren Buffett, podrás darte cuenta que tiene una personalidad muy especial, tanto que llamó la atención de kiyosaki marcándolo profundamente, en su persona y en el modo de manejar sus inversiones.


Si tuvieras más de $50.000 millones de dólares, ¿seguirías viviendo en el mismo lugar donde estás viviendo ahora? ¿Llevarías casi el mismo estilo de vida que tienes actualmente? Buffett sí. Su vida es tan simple que no dista de una persona común y corriente que cobra un salario promedio. A los jóvenes les aconseja vivir una vida tan simple como puedan, evitar el uso de las tarjetas de crédito, gastar el dinero solo en las cosas necesarias, escuchar todos los consejos pero tomar decisiones propias basadas en lo que sea mejor para sus vidas.


Como Warren está en contra del principio de dejar grandes cantidades de dinero de una generación a otra, estipuló que al momento de su muerte, todo su dinero pasará a estar en mano de la Fundación Buffett. Y esta no es la primer acción que realiza regalando millones, en el 2006 ya había realizado donaciones millonarias a instituciones benéficas. Tan solo 31.000 millones de dólares fueron a parar a la fundación de Bill Gates, la suma más grande registrada en Estados Unidos por una donación personal.


Warren Buffett nació el 30 de agosto de 1930 en Omaha, Nebraska, Estados Unidos de América (de allí proviene su mote o apodo de “El Oráculo de Omaha”, y también por los aciertos en sus inversiones). Su padre, Howard, era corredor de bolsa, lo que despertó el interés a temprana edad del pequeño Warren que con tan solo 11 años, compró su primera acción con el dinero que ganaba repartiendo periódicos. ¿Cómo pasó de ser un muchachito vendedor de periódicos a uno de los hombres más ricos del mundo?, es una larga historia, con muchos esfuerzos y estudio, pero me interesa más dejar en claro más que la cronología, los principios que los llevaron a donde está, muchos de los mismos que llevaron a Kiyosaki a donde está y puede hacer lo mismo contigo y con tu negocio.


20 Principios de inversión de Warren Buffett


(Adaptados a menciones que Kiyosaki suele hacer sobre los mismos)


Invierte solo en negocios que comprendas: no ingreses en negocios en los que no terminas de entender el modelo de negocio o el producto.
No juegues con el azar: los mercados y la economía en muchos aspectos son impredecibles, no intentes realizar predicciones.
Conócete a ti mismo: si sabes que no podrías ver caer tus acciones un 50% sin evitar un paro cardíaco, no inviertas en la bolsa.
Céntrate en la firmeza de la compañía: adquiere acciones de compañías dominantes en el mercado con buen historial en sus resultados, que además hayan instalado en la mente del cliente un fuerte concepto. Es importante que sean multinacionales o posean un amplio mercado.
Ve en contra de la multitud: compra cuando todos venden y vende cuando todos compran.
Mantén tu optimismo fuera del mercado: puede opacar tu racionalidad.
Di NO, cuando sea necesario: la capacidad de decir NO en los momentos precisos te hace ganar dinero.
Mantenerte fuera del mercado puede ser muy rentable: comprar y vender acciones constantemente puede convertirse en un mal hábito. Ni Buffett, ni Kiyosaki invierten de esta forma. Muchas veces, si es necesario, prefieren mantenerse al margen del mercado por un tiempo.
Los inversores mueven el mercado: los altibajos del mercado se deben más a los comportamientos de los inversores que a las compañías.
La simpleza de evitar grandes errores: un buen inversor, simplemente debe buscar de no cometer grandes errores. Solo con esto, obtendrá resultados extraordinarios.
Los resultados anuales son solo una parte: se debe tener en cuenta la evolución de una empresa en un período de cuatro a cinco años.
Invertir a largo plazo: muchas veces Kiyosaki repite este concepto de Buffett “el período ideal para conservar un activo es para siempre”.
La duda diversifica: si realmente sabes en dónde tienes que invertir, diversificar tiene que ser un recurso mínimo.
No estás comprando acciones: tienes que comprender que estás comprando parte de una empresa
El retorno de la inversión: es más importante que las ganancias obtenidas por acción. También debes darle peso al nivel de endeudamiento de la empresa y los márgenes de beneficios.
Ten amor por lo que haces y conserva el humor: la siguiente descripción del mercado dada por Buffett, demuestra su personalidad humorística: “Recuerda que el mercado es maníaco-depresivo”
Pon un ojo en las compañías infravaloradas: analiza estas oportunidades de compañías consolidadas pero poco valoradas o que estén pasando por un mal momento transitoriamente. Los mercados bajistas son buenas oportunidades y hay que aprovecharlas.
La paciencia es dinero: esperar hasta conseguir el precio adecuado puede llegar a ser imposible para muchos inversores, pero puede ser de mucha ganancia para los que tienen conducta.
Compañías que generan efectivo: esencial para tener una buena base, una empresa con un buen flujo de efectivo que una vez puesta en marcha no requiera de grandes o constantes inversiones.
A río revuelto, ganancia para el pescador: o como lo dice Buffett, cuanto más extraño sea el mover del mercado, más oportuno es para el inversor aplicado que se apega a principios firmes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada