TU PRIMER ACTIVO, TU MENTE: “YO SERÉ RiCO”

Tu primer activo, tu mente: Yo seré rico


Muchas personas conocen sobre el poder de la mente, pero muy pocas se ocupan de “entrenarla” a su favor, y en consecuencia se olvidan que tanto sus deseos como sus expectativas, prejuicios y supersticiones son “construcciones mentales”.




Si realmente crees que puedes ser rico, si tienes la convicción necesaria para afirmarlo, esta profecía influirá tu presente y tu futuro. Este nivel de fe ayudará a tu subconsciente a predisponerse para generar las condiciones necesarias para que esto se cumpla. Tu mente estará ocupada trabajando para lograrlo, es una auto programación mental. En vez de limitar tus pensamientos, los expandes. El cerebro humano es muy complejo, y tiene una increíble capacidad que está predispuesta a trabajar en tus sueños. Tu mente es tu primer activo, es la que traerá dinero a tus manos.

El libro padre rico padre pobre, nos advierte que la mayoría de la gente sólo sueña con ser rica, pero les falta el elemento de la “CONVICCION” y entonces faltará también el efecto. Algo que caracteriza a todos los hombres que fueron ricos es que desde el principio creyeron que podían ser ricos. Esto mismo funciona de manera inversa:

El padre pobre le decía a su hijo Robert:

“Yo nunca seré rico… y esa profecía se volvió realidad”…



En cambio el padre rico siempre se refería a sí mismo como rico:

“Yo soy rico y los ricos no hacen esto”

(incluso sin tener aun la cantidad de dinero necesaria para considerarse rico, pero él ya se veía rico).

El pensamiento del padre pobre es un ejemplo de pensamiento limitante y negativo que lleva al fracaso. Sin otra posibilidad. Por diferentes motivos las personas se convencen de que perseguir el sueño de ser rico ya no tiene sentido, se convierte en un anhelo imposible y entonces olvidado. En cambio las personas que utilizan su mente y sus emociones a su favor, por más que luchan contra adversidades, siguen adelante, porque saben que lograr el objetivo es solo cuestión de tiempo. Las personas que perseveran, no se rinden porque persiguen una meta que tienen en su mente:

“Seré rico y lograré mi libertad financiera, y ante cualquier fracaso, seré mi abogado, no mi fiscal”

Es una ley que la riqueza se brinda a los que creen y se cierra a los incrédulos. Por lo tanto, como nos enseña el padre rico, la riqueza divide a las personas en dos grupos y solo favorece al primero:

1- Aquellas que a pesar de las dificultades, convierten sus “expectativas” en “experiencia”.
2- Aquellas que sacudidas por los cambios de la vida abandonan sus expectativas.

Tus pensamientos de hoy determinarán tu futuro, anímate a forjar tu mente a tu nueva realidad ya que eres el inventor de tu propia realidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada