Ancap vendió a US$ 1 estaciones en argentina tras 12 años de pérdidas



Tras 15 meses de negociación, Ancap acordó ayer la venta del 47% de la red de estaciones que tiene con Pdvsa por US$ 1 y se desligó de un negocio que le causó importantes pérdidas. La oposición respaldó la operación porque era la mejor salida.



Desde hoy Ancap dejó de participar como socio de la venezolana Pdvsa en la red de 100 estaciones de servicios Petrolera del Conosur (ex Sol Petróleo), luego que ayer acordara la venta del 47% de sus acciones que tenía en la compañía por US$ 1, según informó a El País el titular de Ancap, Raúl Sendic.
"Finalmente vendimos las acciones en Argentina y firmamos el acuerdo después de varios días de intensas negociaciones con Pdvsa", admitió el jerarca.





Sendic explicó que Ancap no recibirá dinero por su participación del 47% en Petrolera del Conosur producto de las deudas financieras que tenía esta empresa y también por algunos juicios que están en trámite. Es más, indicó que la suma de todas esas obligaciones financieras superan el valor patrimo-nial de US$ 11 millones que valían las acciones de la firma uruguaya.
De todos modos, aclaró que el acuerdo que se alcanzó a última hora con Pdvsa, permitió que Ancap saliera de la empresa sin poner plata y "no tener ninguna responsabilidad y vinculación futura" con el funcionamiento de la misma.
Asimismo, este acuerdo no incluyó otras concesiones de Ancap como en su momento se habían manejado como la posibilidad de que el ente uruguayo le cediera unas 20 estaciones del interior a Pdvsa para que se instalara con su sello en el país.
"El acuerdo fue posible gracias a la buena relación que tenemos con Pdvsa y al compromiso que asumió de que continuará con la empresa en el futuro", destacó Sendic.
En tanto, la oposición en el directorio de Ancap respaldó el cierre de la operación en Argentina porque, a priori, era la mejor opción.
"Por la conducción económica que está imponiendo Argentina desde hace algunos años, este negocio no tenía ninguna posibilidad de recuperar la rentabilidad", dijo a El País el director colorado, Juan Amaro.
El funcionario explicó que las perspectivas indican que la vecina orilla "mantendrá este camino". Amaro recordó que en Argentina el combustible se compra más caro de lo que se vende.
"Había dos caminos: o un acuerdo como el que se alcanzó con Pdvsa o la quiebra de la empresa. Evidentemente es un negocio que a Pdvsa le conviene por su participación de bandera en Argentina", afirmó Amaro.
De todos modos, el director del Partido Colorado en Ancap dijo que si bien era una "buena salida", el precio "no convenció demasiado" porque la participación del ente local tenía un valor de más de US$ 11 millones. "Sé que hubo intensas negociaciones por este tema y surgieron algunas dificultades que impidieron que se obtuviera más dinero a cambio", comentó.
Operación. La negociación no fue sencilla. De hecho, las conversaciones entre las partes se iniciaron en junio de 2010 cuando la venezolana Pdvsa asumió el gerenciamiento y las pérdidas de la red de estaciones de servicio por un año.
Estaba previsto que en ese lapso las partes llegaran a un acuerdo para que Ancap saliera del negocio porque no tenía interés. Sin embargo, culminó el plazo y no hubo avances.
De hecho, tras conocerse el resultado operativo de Petrolera del Conosur del primer trimestre de este año (cerró con un rojo de US$ 7,5 millones), Pdvsa envió una nota pública solicitando a Ancap que inyecte capital para atender las pérdidas que se preveían para el segundo semestre de 2011.
La empresa uruguaya se negó a aportar capital ya que hasta el 30 de junio existía un acuerdo de gerenciamiento donde Pdvsa era el responsable de las pérdidas, además de un convenio de suministro de combustibles a un precio competitivo. Ante esto, Pdvsa volvió a pedirle a Ancap que aclarara su postura. El ente estatal insistió con su posición y cuestionó las estimaciones de pérdidas realizadas por Pdvsa. Esta acusó de "temeraria" la respuesta que elevó Ancap.
Pese a este cortocircuito, las partes acordaron firmar una extensión del contrato de gerenciamiento por otros tres meses -que culminaban ayer- para definir la salida del ente uruguayo del negocio.
Finalmente, las socios se pusieron de acuerdo y Ancap traspasó en la víspera su cuotaparte del 47% a Pdvsa que ya contaba con un porcentaje igual que fue adquirido en 2006 por US$ 15 millones durante la administración de gobierno del expresidente, Tabaré Vázquez.
Dadas las constantes pérdidas que registraba el negocio (ver nota aparte) y la necesidad de realizar una capitalización importante en el corto plazo para recomponer el patrimonio de Petrolera del Conosur, las autoridades de Ancap tenían decidido que si no se llegaba a un acuerdo con la venezolana iban a liquidar en la Bolsa de Buenos Aires su participación del 47%.
De hecho, cuando Ancap vendió en 2006 a la venezolana Pdvsa la primera parte (el 46%) del negocio quería desprenderse de la totalidad de las estaciones. Sin embargo, juicios con estacioneros argentinos que tenía Ancap y que debía enfrentar en ese entonces, impidieron que la uruguaya concretara este anhelo. De todos modos, desde esa fecha y hasta junio de 2010, la petrolera local compartió las pérdidas con Pdvsa.
Estiman pérdidas por US$ 100 millones

Ancap desembarcó en el negocio de la venta de combustibles en Argentina en 1999 con una inversión de unos US$ 25 millones. Desde esa fecha y hasta mediados de este año las pérdidas de la red de estaciones de servicio sumaron unos US$ 100 millones, según estimaron en su momento fuentes de la empresa a El País.
El año pasado Petrolera del Conosur perdió US$ 9 millones, mientras que en 2009 había terminado con un rojo de US$ 8,2 millones. La política interna de fijación de precios de los combustibles que aplicó primero Néstor Kirchner y luego su esposa, Cristina Fernández, hizo cada vez más inviable la venta de combustibles en la vecina orilla. Esta política llevó al cierre de varias bocas de combustibles de otras petroleras.
Sin embargo, si bien el negocio de los combustibles no funcionó como se esperaba, la empresa de químicos (Carboclor) que también maneja Ancap en Argentina muestra un desempeño opuesto. El año pasado cerró con utilidades por US$ 792.813, mientras que en el ejercicio de 2009 había ganado US$ 4,7 millones.
El País Digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada