Estados Unidos detecta fallos en las agencias de calificación


El regulador bursátil de EE UU puso ayer en evidencia los fallos que cometieron Standard & Poor's, Moody's y Fitch a la hora de manejar los conflictos de interés. Y aunque también habla de problemas en la metodología de análisis que siguen las agencias de calificación, asegura no tener constancia de que se haya producido "deficiencias materiales".







Es el primer informe que elabora la SEC -equivalente a la CNMV española-, que hace un año tiene poderes para supervisar a las firmas encargadas de medir el riesgo, para evitar que se produzcan episodios como los que llevaron al estallido de la última crisis financiera.
El examen revisa las 10 principales compañías que operan en este negocio. Pero la atención se concentra en las tres más grandes, que son las que están más sujetas a las críticas de los legisladores por su dejadez. Por ejemplo, se afirma que se permitía a los empleados tener acciones de empresas, y que eso podía influir en la manera en la que las valoraban o a sus competidores.
También se señala en el informe que las agencias de calificación no siguieron una metodología adecuada a la hora de realizar sus análisis. Son dos deficiencias que ya fueron puestas en evidencia en las diferentes investigaciones realizadas por el Congreso de EE UU sobre las causas de la crisis, y que, según la SEC, demuestran que esta vigilancia está justificada.
Los responsables de las agencias de calificación pasaron el pasado mes de julio por el Congreso de EE UU para exponer los pasos que están dando para resolver todas estas cuestiones, que de acuerdo con el informe deben aún resolver. Fallos que en algunos casos indica son "evidentes" y por eso se insiste en que se deben reforzar los controles internos.
El informe se publica la misma semana en la que McGraw-Hill, propietario de Standard & Poor's, hizo público que su servicio de calificación de riesgo está siendo investigado por el trabajo que hizo al poner nota a los paquetes de deuda hipotecaria. Lo que está por ver es si estas revelaciones se traducirán en alguna medida adicional contras las firmas examinadas.
En la víspera, sin embargo, la SEC ya admitió que está teniendo muy difícil probar que las agencias de calificación cometieron alguna irregularidad. El caso, señaló Robert Khuzami, un alto cargo de la SEC, es de gran complejidad y la industria cuenta con una buena defensa. La línea de ataque del regulador es poner en evidencia que no informaron convenientemente al inversor. Pero este desafío al que se enfrenta la SEC, precisó, no significa que vaya a tirar la toalla antes de empezar. "No vamos a dejar de investigar", remachó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada