Slim: cambio de civilización con nuevo orden económico

El mexicano Carlos Slim se coronó por tercer año consecutivo como el hombre más rico del planeta, con una fortuna que asciende a US$ 69.000 millones, según la lista publicada por la revista Forbes. Slim sostiene que estamos ante un cambio de civilización en un escenario internacional de profundos cambios.
Gracias a sus activos en América Móvil, el magnate mexicano logró mantener el liderazgo en la lista elaborada anualmente por la publicación, situándose una vez más por delante de Bill Gates (US$ 61.000 millones) y Warren Buffett (44.000 millones), a pesar de haber perdido 5000 millones respecto de 2010.
El empresario mexicano en una entrevista exclusiva con BBC Mundo sostuvo la crisis que afecta a los países desarrollados es un “cambio de civilización”, y al mismo tiempo, se mostró optimista sobre las perspectivas de América Latina.

“Estoy muy preocupado”, responde Slim ante la situación en Estados Unidos y Europa. “Es un problema estructural, es un cambio de civilización y las cosas que deberían haberse hecho no se han hecho. Ese cambio de civilización no ha sido llevado a cabo para suavizar las reformas,” aseguró.
Slim – cuya riqueza bajó de US$74.000 millones a US$ 69.000 millones en un año según la revista Forbes- posee un imperio económico basado en México que se extiende desde las telecomunicaciones -es el mayor proveedor de servicios de telefonía celular en América Latina – hasta la construcción (Grupo Carso), el comercio minorista (las tiendas Sanborns en México) y los medios (posee más del 8% del periódico estadounidense The New York Times).
Al ser consultado sobre medidas concretas para superar las dificultades a nivel internacional, Slim habla de la necesidad de elevar la edad de retiro (jubilación) y sugiere a los gobiernos a vender o subarrendar algunos de sus bienes.
La necesidad de estas reformas se debe a que el mundo necesita adaptarse al nuevo orden económico, sostuvo.
En las últimas décadas, explica Slim, los avances en la tecnología han hecho que la industria de servicios crezca de manera exponencial, dibujando un nuevo mapa económico mundial, una situación que Slim compara la situación con la Revolución Industrial.
En ese orden, los empresarios juegan un rol importante en la solución de los problemas económicos, dice Slim.
Pero, la existencia de empresarios tan prósperos y poderosos como él, ¿no juega en contra del desarrollo de las pequeñas y medianas empresas?, inquirió BBC Mundo. “Las empresas grandes no destruyen a las pequeñas; trabajan con ellas. Hay una cadena de negocios”, sostuvo Slim.
Para el empresario mexicano, “América Latina es una región de grandes oportunidades para las empresas y de grandes retos para los empresarios, y de esperanza para la pobreza de la gente que está marginada, de que por fin nuestros países vayan saliendo del subdesarrollo”.

“Lo importante (para un empresario) es manejar la riqueza con eficiencia, austeridad y creatividad para crear más riqueza. La inversión privada es la principal manera de financiar el desarrollo de nuestros países”, asegura.
Slim, además, aclaró que su poderío económico tiene un claro límite.  “No me llevaré nada conmigo cuando ya no esté”, aseguró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada