¿Llegó el momento de comprar dólares?

¿Qué va a pasar con el dólar? Las medidas contra la inflación adoptadas por el gobierno uruguayo le vienen pegando duro al billete verde. Frente a ello, muchos ahorristas comenzaron a tejer algunas estrategias preocupantes, sobre todo para sus bolsillos. Algunos creen que llegó el momento de comprar bajo el supuesto de que "en algún momento va a subir". Otros, con el mismo razonamiento, también consideran adquirir dólares para promediar a la baja los billetes comprados a un precio alto.



Aunque a muchos les cueste creer, el dólar puede bajar todavía más. El aumento de la tasa en pesos estimula el cambio de portafolio de dólares a unidades indexadas (UI), lo cual pone el dólar en el tobogán. El gobierno, por más que quiera, no tiene posibilidades de sostener el dólar en forma permanente porque el déficit se lo impide. Además siguen entrando dólares de la mano de las inversiones, lo cual contribuye a que la divisa pierda peso. Y esos capitales llegan por las bajas tasas de interés en los países desarrollados.

En EEUU y Europa la prioridad es el crecimiento antes que la inflación. Pero si el Banco Central Europeo persiste en su idea de subir la tasa, hoy en 1,25%, ello podría repercutir en forma negativa en el dólar.

¿Entonces? Es verdad que el dólar se va a recuperar, pero es imposible saber cuándo sucederá exactamente. Quien pueda saberlo se hará inmensamente rico. La escalada alcista estará precedida por una recuperación económica, un empuje inflacionario y un aumento de la tasa en EEUU. Según las palabras del presidente de la FED, el 7 de junio, la recuperación económica todavía es frágil, lo cual abre perspectivas -él no lo dice- de que la actual política de interés en cero, se prolongue hasta entrado 2012.

En Uruguay la recuperación del dólar depende de que se revierta la dirección del flujo de capitales y ello estará determinado, otra vez, por las tasas.

Así, un ahorrista no sofisticado podría considerar un depósito o una letra en UI a corto plazo -seis meses, por ejemplo-. Ello le permitirá al menos preservar el poder de compra y acrecentar el capital hasta casi 3%. La rentabilidad depende del instrumento. Para minimizar riesgos también podría partir la cartera y comprar, con la ayuda de un asesor financiero, algún activo en dólares que reporte interés, a efectos de diversificar su portafolio y minimizar los riesgos de una suba inesperada del billete verde. Eso sí, la seguridad siempre baja la rentabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada